La historia del proyecto: hombre-ángel, el ser humano perfecto

Advertisment

La tecnología es la ciencia aplicada a la resolución de problemas concretos, constituye un conjunto de conocimientos científicamente ordenados, que permiten diseñar y crear bienes o servicios que facilitan la adaptación al medio ambiente y la satisfacción de las necesidades esenciales y los deseos de la humanidad. La tecnología aporta grandes beneficios a la humanidad, su papel principal es crear mejores herramientas útiles para simplificar el ahorro de tiempo y esfuerzo de trabajo. La tecnología juega un papel principal en nuestro entorno social ya que gracias a ella podemos comunicarnos a través de los teléfonos celulares.

Sabemos que la tecnología avanza a pasos muy largos en muy poco tiempo y que gracias a ella, tenemos la oportunidad de tener muchas cosas útiles, sanar enfermedades con mayor facilidad, la creación de nuevos aparatos pero también llega el deseo de querer crear más de la cuenta.

Ese es el caso de esta historia de terror en la que un grupo de amigos se disponía a crear al ser humano perfecto.


Advertisment

1. Proyecto: hombre-ángel

0
0 votos

Crédito: https://tuul.tv/sites/default/files/styles/360n/public/1_3430.jpg

Creímos que sería sencillo, tomar unos cromosomas, cortarlos, ponerlos ahí y listo, el ser humano perfecto. Todavía no estoy seguro de que salió mal, quizás un error de cálculo o un mal procedimiento o tal vez algo más allá de nuestro control, quién sabe, nosotros, algunos de mis colegas psiquiatras y yo, estábamos intrigados por la emoción humana y la desesperación, euforia. ¿Era posible encerrar la mente en una emoción? ¿Encerrarlo en un estado eufórico, para que ninguna tristeza o ira nublara su pensamiento? Pues teóricamente si, no voy a describir los procedimientos del experimento porque no quisiera repetir aquella horrible experiencia, sólo recordarlo me provoca ataques de pánico. En fin éramos ambiciosos, jóvenes, nada podía detenernos y nadie podría decirnos que estábamos equivocados, todo lo que puedo decir es que de alguna manera obtuvimos algunas células madre, luego las nutrimos hasta convertirlas en fetos y manipulamos ligeramente la genética, el experimento se llamó "el proyecto: hombre ángel" y el objetivo era crear un ser que sólo sintiera felicidad, pero algo salió mal, terriblemente mal.


2. Sujetos de prueba

0
0 votos

Crédito: https://tuul.tv/sites/default/files/styles/360n/public/2_3301.jpg

La mitad de los sujetos de prueba murieron inesperadamente, sin previo aviso y sin causa aparente, la mitad restante nacieron en su mayoría horriblemente distorsionados, pero sólo tres nacieron bien, "perfecto" pensamos, un humano con una capacidad mental más allá de cualquier otra, debido a su estado eufórico aislado.


Advertisment

3. Problemas

0
0 votos

Crédito: https://tuul.tv/sites/default/files/styles/360n/public/3_3346.jpg

Los tres niños ángeles eran perfectamente normales hasta los 18 meses, fue entonces cuando aparecieron los primeros síntomas: falta de equilibrio, problemas para dormir y comer, baja capacidad de respuesta, en el fondo todos estábamos nerviosos por supuesto, pero por fuera permanecíamos tranquilos y continúabamos con el proyecto, deberíamos haber terminado ahí, deberíamos haber tomado a esos malditos seres y sacrificarlos, quemarlos y cerrar el laboratorio de una vez por todas, pero continuamos, las cosas sólo empeoraron, los movimientos de los sujetos se volvían cada vez más esporádicos y todavía no podían pronunciar palabras.


4. Síndrome del ángel feliz

0
0 votos

Crédito: https://tuul.tv/sites/default/files/styles/360n/public/4_3296.jpg

Pero podían reírse y lo hacían con frecuencia, demasiado a menudo para ser sinceros, pero aquellas risas no eran risas felices, sino tranquilas, risas casi nerviosas, casi constantes. En los experimentos no importa cuánto dolor se le causara a los sujetos, simplemente te miraban fijamente y se reían, como si se estuviesen burlando de ti, llamando inútiles a tu estúpidos intentos por dañarlos, esperábamos que en algunas materias tuvieran capacidades extra de aprendizaje, pero ocurrió todo lo contrario su desarrollo mental se retrasó severamente, no podían prestar atención a algo durante más de unos minutos, antes de caer en un ataque de risa. Pero continuamos, esperábamos que estos síntomas desaparecieran a medida que los niños crecían, le dimos un nombre a los síntomas, lo llamamos el "síndrome del ángel feliz" porque eran niños y porque no paraban de reír.