5. La Alberca

En el corazón de la Sierra de Francia, a unos 70 kilómetros de Salamanca, se halla este pueblo, parada de la Ruta del Santiago y de la Ruta de la Plata. Fusión de tres culturas, la cristiana, la musulmana y la judía, sus calles laberínticas y estrechas llevan hasta el corazón de la población, la plaza Mayor con espléndidos balcones y soportales.

6. Peñafiel

Vino e historia son una combinación perfecta y más si se trata de una comarca como la de Ribera del Duero. El castillo de Peñafiel atisba sobre los viñedos y protege a la población que nació en el siglo X y que se desarrolló en paralelo a la bondad de sus vinos. Para comprobarlo, nada mejor que una visita al Museo del Vino, que se halla en el castillo de Peñafiel. 

7. Pedraza

Esta población segoviana se erige como una de las mejor conservadas y rehabilitadas con varios premios que lo acreditan. Desde mediados del siglo XIV hasta bien entrado el siglo XVII, Pedraza fue un importante centro de elaboración de paños de lana de oveja merina, con talleres que abastecían a ciudades como Florencia y Brujas. Pero, además, Pedraza bulle de animación y vida cultural, con buenos restaurantes y grandes acontecimientos anuales como los Conciertos de la Velas que se celebran en julio. En la imagen  la iglesia de San Juan.  

8. Aínsa

Sus viejas calles, su castillo del siglo XI, la muralla, la plaza Mayor, la iglesia de Santa María (siglo XII) y las fachadas de casa Arnal (siglo XVI) son algunas de las muestras de la dilatada historia de esta población que también conserva vestigios celtas y romanos. Aínsa es una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Ordesa y Monte perdido.