Mundo eMe
mitzi 12/07/2018 3 visitas Reportar

Muchas veces no es suficiente tener un guardarropa lleno de diseños caros o de prendas exclusivas, mucho menos comprar los cosméticos más caros y usar los tratamientos de belleza más extravagantes y lujosos, en gran parte se trata de una actitud que puede tenerse o ser completamente ajena a ella.

Y hablando de una gran actitud para lucir bien, en estos tiempos donde existen grandes cambios, aceptación y mentes abiertas, hay que saber también conservar lo bueno de otras épocas, como el buen gusto y la elegancia, que a pesar del paso del tiempo, las modas y otros factores, no deberían perderse como muchas personas lo han hecho.

Y si de elegancia hablamos, la diseñadora venezolana Carolina Herrera es la representación física de la palabra; así que ella ha revelado algunos de sus consejos y tips para que a pesar de las exóticas modas y otras influencias, una mujer pueda conservar y derrochar elegancia a cualquier lugar donde vaya.

 

1. Los clásicos.

Crédito: Vanity Fair.

Prendas tan básicas como las camisas blancas y faldas en A siempre serán una opción elegante y simple que te hará lucir sofisticada, así que siempre tenlas en tu guardarropa.

2. Los accesorios.

Crédito: La Bombacha.

No es necesario llevar joyas ostentosas o miles de anillos, menos es más cuando se trata de elegancia, en especial las perlas harán de cualquier atuendo algo elegante y refinado, aunque también puedes optar por accesorios en colores brillantes para darle ese toque de color a tu atuendo.

3. El pensamiento.

Crédito: Carolina Herrera.

Hay una frase que Carolina Herrera ha hecho, prácticamente, su lema: "La elegancia no se define exclusivamente por lo que llevas puesto. Es la forma en la que te comportas, tu forma de hablar, lo que lees".

4. La edad.

Crédito: Fragrantica.

Para transmitir esa elegancia, Carolina Herrera destaca que también hay que aceptar la edad que tenemos y no tratar de vestirnos como si fuéramos más jóvenes, pues contrario a hacernos lucir mejor, nos envejece aún más. Así que comienza por aceptar tu edad, no importa cuál sea.