Creyeron que solo era un muñeco, pero se llevaron una gran sorpresa

Esta historia se desarrolló en los años 80's, en donde mi familia y yo experimentamos algo sumamente terrorífico después de que yo encontrara una extraña figura sobre unos metales oxidados la cual lleve a casa, la primera razón por la que decidí llevarla era porque a mi hijo le gustaba mucho la tecnología y esta figura metálica tenía un parentesco increíble a un robot de una película que mi hijo ama, pero su rostro era tan realista que genera un poco de miedo, a pesar de eso el diseño estaba muy bien hecho y parecía que había pertenecido a una familia con bastante dinero.  

 

 

Parte 1

Crédito: NoticierosTelevisa

Estaba tan emocionado que decidí subir el robot al auto y dirigirme a casa rápidamente, cuando llegué, mi hijo me estaba esperando en la ventana y se sorprendió al ver a su padre bajando del auto con un robot. Estábamos tan emocionados porque la única manera de ver a un robot como este era en las películas. Decidimos investigar un poco su construcción para poder verificar la marca y saber qué empresa lo había fabricado, pero no encontramos nada, lo que sí pude observar fue que no era un simple juguete ya que la forma de sus ojos era muy peculiar, tenía un brillo que hacía que se pareciera a ojos humanos y su rostro tan uniforme tenía movimientos de micro expresiones que eran muy fáciles de notar.

Parte 2

Crédito: Aecoc

Decidí seguir investigándolo porque aún tenía muchas dudas del nuevo amigo de mi hijo, pero justo cuando iba a tocarlo se puso de pie, retrocedimos un poco asustados, pero en tan solo un momento nos dimos cuenta de que no nos haría daño. Su construcción era muy compleja, los circuitos que tenía dentro eran muy avanzados, pero solo lo ignoré y traté de creer que lo habían tirado a la basura por errores de fábrica.

Parte 3

Crédito: Tecnivoro

Días después de estudiar el comportamiento del robot nos dimos cuenta que no había sido construido para hacer tareas básicas ya que al parecer tenía un tipo de inteligencia artificial para aprender los movimientos de su entorno, nos ayudaba a sacar la basura y jugaba con mi hijo, incluso tenía preferencias al escoger los juguetes, decía que su favorito era una avioneta amarilla. A la hora de la cena noté algo sumamente raro, el robot empezaba a imitar mis gestos y nunca había visto algo parecido ni siquiera en las películas en donde usan grandes computadoras para diseñar gestos artificiales.

Parte 4

Crédito: Botesdebasura

Quería deshacerme del Robot metiéndolo en una bolsa y tirándolo a la basura para prevenir cualquier tipo de problema en un futuro, pero la sonrisa de mi hijo al jugar con él no me lo permitía, mi hijo le puso “leman” y al robot parecía agradarle su nuevo nombre, durante un tiempo todo estuvo de lo mejor, incluso el robot ayudaba a mi hijo en sus tareas y sus calificaciones estaban mejor que nunca, pero de la nada paso algo que había sospechado desde un principio. Yo estaba observando a los autos pasar fuera de casa y escuché un grito de mi hijo, corrí rápidamente para ver qué pasaba, lo vi sentado llorando porque “leman” lo había pellizcado simplemente porque no quería jugar, le alcé la camisa para revisar en donde le dolía y había un moretón muy grande. Regañe a “leman” pero el solo agacho la cabeza, pensé que había sido un fallo y no había podido controlar su fuerza, no creo que un robot quiera hacerle daño a su único amigo. A los pocos minutos volvieron a jugar como si nada hubiera pasado.