Videismo
liliana.romero 11/01/2017 0 visitas Reportar

Cuando hablamos de presidentes y el paso de los años, generalmente nos concentramos en la diferencia del cómo lucían cuando llegaron y cómo lucen al abandonar la presidencia, sin embargo, existe algo que muchos de nosotros no consideramos y es al resto de su familia.

En el caso de Barack Obama presidente de Estados Unidos, lo vimos tomar el poder acompañado de su esposa Michelle y sus dos hijas Malia y Sasha, quienes en ese entonces eran apenas unas niñas pequeñas quienes sin ser realmente consultadas, habían pasado a ser figuras públicas.

En esta ocasión hablaremos de Malia Obama, una de sus hijas, quien en un comienzo tenía tan sólo 10 años de edad y que ahora es toda una señorita de 18 años.

Definitivamente crecer no es nada sencillo, pues pasas por distintas etapas en las que vas descubriendo tu manera de ser, tu estilo, te adaptas a los cambios físicos de tu cuerpo y comienzas a ver el mundo de otra manera. Ahora imagina hacerlo rodeado de cámaras y críticas contantes.

Definitivamente no debió ser nada sencillo, puesto que además, el asistir a todas las presentaciones, viajes y distintos eventos privados y públicos, se volvió parte de su vida.

Hoy en día Malia es una señorita respetable que enorgullece a su padres y que ha sido aplaudida por su inteligencia, su sencillez y su respeto por el trabajo de su padre.

¡Mira su transformación!

1. Llegada a la Casa Blanca.

Malia tenía sólo 10 años cuando eligieron a Obama como presidente de los Estados Unidos.

2. Niña modelo.

A pesar de ser el centro de atención del país, Malia siempre supo cómo comportarse en los eventos más importantes.

3. Crítica constante.

Por supuesto, las elecciones de moda de Malia fueron blanco de críticas, pues todos los ojos se ponían sobre ella en cualquier tipo de evento presidencial.

4. Niñez normal.

A pesar de vivir en La Casa Blanca y ser hija del presidente de los Estados Unidos de América, Malia, al igual que su hermana, crecieron como cualquier otro niño, con responsabilidades, obligaciones, de la forma más normal posible.