No Bored
tuul 100153 puntos 04/11/2019 4 visitas Reportar

Desde hace ya algún tiempo se sabe que el matrimonio no es para toda la vida. Contrario a lo que muchas parejas pensaban, o la creencia general que se inculcaba a las personas desde pequeños. 

 

Y nosostros creemos que esto, en cierta manera, es una avance. Dado que no se puede obligar a una persona a estar con otra. Hay muchos motivos que pueden desencadenar la ruptura de un matrimonio, y algunos de ellos son bastante graves como para que uno de ellos o ambos se haga de la vista gorda. 

 

Sin embargo, como en casi todas las cosas, hay momentos en que se llega a los extremos. Y las personas no dudan ni un momento antes de romper con el lazo matrimonial que los unía. Así sea por el motivo más tonto y absurdo. 

 

Y esto nos lleva a preguntarnos: ¿Realmente es necesario tener que casarte para darte cuanta de que no quieres estarlo? ¿No sería mejor ahorrarse todos esos procecsos e intenar una vida en pareja sin ataduras? O bien, definitivamente, no intentarlo. Solos y sin compromisos podemos estar perfecatamente bien, si es que lo deseamos. 

 

Pero en fin, de todo hay en la vida. Y esta vez, vamos a ver 7 casos de matromionios rotos por una verdadera tontería. 

1. Ya no pudo más

Un hombre dejó a su mujer ya que esta estaba obsesionada con tener sexo a toda hora. Incluso le metía pastillas azules en la comida y bebidas para que le cumpliera a su gusto. él no pudo aguantar tanta presión.

2. El lorito espía

Luego de regresar de viaje, una mujer china se topó con su loro en casa repitiendo palabras como "ten paciencia" y "divorcio". ¿Quién las habrá dicho y porqué? ¡¡Y cuántas veces para que el loro se las aprendiera!! Ella no lo quiso averiguar y pidió el divorcio.

3. Se fue a volar

Grigory Toporov, un hombre ruso fue dejado por su mujer luego de que su amigo se rompiera en pleno acto. No se asusten, no se desprendió así nadamás, pasaba que en realidad era una prótesis. Ella se asustó y no quiso seguir viviendo con u hombre con miembro falso.

4. Cibernautas

Una pareja llamada Bark y Sanaa Melhem estaban con tantos problemas de pareja que decidieron probar unos cuantos meses lejos el uno del otro. Durante ese tiempo, ambos ingresaron a un chat de solterones con los apodos "Adnan" y "Jamilia", respectivamente, para buscar una nueva pareja. Lo gracioso es que ambos se encontraron el uno al otro, contaron sus pésimas vidas, se enamoraron, armaron planes de casarse e incluso muchas veces insultaron a sus parejas reales sin saber que eran justamente los que llevaban meses conociendo online. Creo que, en realidad esto era amor verdadero ¿no? Aun así, ellos se volvieron a dejar luego de que se dieran cuanta quiénes eran.