La desintegración familiar, por causa de la migración ha ido en incremento por diferentes causas sociales dejando de lado el verdadero sentido de unión familiar.

     La migración es una problemática social que ha ido en aumento en los últimos 3 años, siendo ocasionado por las condiciones socio-económicos de un país, la falta de oportunidades de trabajo y el bajo ingreso salarial mensual, han hecho que padres y madres de familia dejen sus hogares en búsqueda de una mejora para sus familiares.

Dejando de lado lo más preciado “SUS HIJOS” sin darse cuenta la problemática más grave que desencadena dicha migración, como lo son:

  • La desintegración familiar

  • El abandono

  • Los trastornos Emocionales

  • Abusos físicos

  • Abusos psicológicos

  • Abusos Sexuales (hasta por parte de las personas que dejan a cargo de sus hijos)

     Esta grave problemática no deja más que, dar un fuerte grito de alerta para que los padres de familia, busquen otras soluciones y oportunidades antes de dar este gran paso, que coloque en una balanza lo que más peso tiene para ellos, ya que van con mucho afán tras la búsqueda de una felicidad ficticia, en búsqueda del el dinero.

Cuando bien sabemos que el dinero es una herramienta, que no satisface las verdaderas necesidades que son las “afectivas”.

     Los niños y niñas abandonados de una forma directa o indirecta se sienten infelices y se deprimen a veces hasta el punto de sentir pánico, Según los estudios realizados por el programa de la salud mental de la Organización mundial de la salud, así mismo demuestran que los niños que si perciben dicho amor y atención desde tierna edad, suelen ser niños con un coeficiente intelectual más alto.

Dios los animaba a dedicarles tiempo con regularidad, como lo demuestra el pasaje de Deuteronomio:  6:6, 7 “Estas palabras que te estoy mandando hoy tienen que resultar estar sobre tu corazón; y tienes que inculcarlas en tu hijo y hablar de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes”.

Hoy día, más que nunca debemos de estar presentes como padres, ya que la sociedad ha ido de manera apresurada a esforzarnos a una evolución tanto en tecnología como en formación moral, dejando de lado la parte más importante del ser humano que es la educación espiritual y por ende emocional.

.


¿Qué opinas?

Unirse o Regístrate para comentar este contenido
Cargando...