5. Día normal.

Sin peinado, sin maquillaje y sin ropa de diseñador, la actriz es como cualquier otra mujer en un día normal.

6. Oops.

A veces los vestidos que se pone para las alfombras rojas no son tan cómodos.

7. Malas caras.

Y no todas las fotos que le toman siempre son perfectas.

8. Caída.

Solo Jennifer Lawrence pudo caer en los premios Óscar con tal gracia pero aún así para ella fue muy vergonzoso.