No Bored
tuul 04/11/2019 4 visitas Reportar

Levantarse todos los días temprano para ir a trabajar siempre es un suplicio, más si madrugas mucho y durante toda la semana para ir al trabajo o la escuela; despiertas con ojos hinchados, el cabello hecho un desastre y necesitas urgentemente una taza de café para poder despertar por completo y no lucir como un zombie durante las primeras horas de la mañana.

Es una lucha diaria a la que nos hemos acostumbrado y de la cual hemos aprendido para poder vencer la flojera y poder lucir medianamente decentes para comenzar el día con el pie derecho, así conforme pasa el día todo nuestro ánimo se va componiendo de la misma manera que nuestra imagen. 

Es por esto que la fotógrafa Barbara Iweins quiso capturar a algunas personas como parte de su proyecto "7am/7pm" donde capta a las personas a las 7 de la mañana, recién levantadas y con el almohadazo y después las vuelve a fotografiar hasta las 7 de la tarde

En esta colección de imágenes verás la grandiosa y fascinante diferencia por la que todos pasamos diariamente. 

1. Según Bárbara, las redes sociales ahora le otorgana la gente mayor conocimiento de su imagen.

A cambio, las selfies han expuesto la vulnerabilidad de la gente y de cierto modo han remplazado la seguridad de cada quien.

2. Barbara dice...

“Cuando les pedí hace cinco años que posaran para mí en la calle, recibí miradas tímidas, piernas cruzadas; intentaban esconderse detrás de su mochila… Ahora, esta inocencia se está perdiendo.”

3. Y buscando esa pureza que menciona...

Barbara decidió fotografiar a personas en dos horas distintas del día.

4. Primero a las 7 de la mañana en su yo más puro...

Y luego a las 7 de la tarde cuando ya están completamente arreglados.