Las personas que te conocen pueden decir mucho sobre tu comportamiento, tu personalidad, tu forma de ser, entre otras cosas, pero probablemente tqambién desconozcan algunos rasgos de tu personalidad que solo tú conoces o pocas personas saben. Bueno, existen otras maneras de conocer ciertos rasgos de tu personalidad y sin que digas una sola palabra...

Seguramente conoces a esas personas que dicen leer las manos, tal vez no creas que es algo cierto pero la realidad es que la palma de tus manos puede decir mucho sobre tu personalidad y efectivamente también, sobre cómo será tu vida en un futuro. Desecha el escepticismo por un momento y trata de verlo con una nueva perspectiva, pues podrías llegar a conoecr muchas cosas sobre la personalidad de alguien con solo mirar su mano y conocer los secretos que te revelamos en este artículo. ¿Quién sabe? Tal vez te conviertas en alguien que lea manos o que descifre extraños solo viendo la palma de su mano.

O tal vez solo quieras saber un poco más sobre tu personalidad, poniendo mucha atención en tus manos.

1. Dedos fuertes y débiles.

Identifica cuáles son tus dedos fuertes y débiles de cada mano, esto es lo que significa cada uno: -El pulgar fuerte significa el deseo de tener éxito profesionalmente. -Un dedo índice fuerte indica que quieres poder, influencia, fuerza y perspicacia. -El dedo de en medio señala responsabilidad, seguridad, crecimiento y sabiduría. -El dedo del anillo indica creatividad y autoexpresión. -El meñique son las habilidades comunicativas.

2. La forma de tus dedos.

1. Redondos: Significa que quieres estar en armonía con tu alrededor y también el miedo a no ser aceptado. 2. Angulados: Dejas las cosas prácticas por inusuales y misteriosas. 3. Cuadrados: Buscas la precisión y tienes una actitud negativa ante la incertidumbre. 4. Espatulados: Eres original y odias la rutina.

3. La distancia entre tus dedos.

Si hay una separación notoria, indica que eres independiente y amas experimentar.

4. Cerca.

Si están más cercanos unos de otros, indica que eres cauteloso, cuidadoso y te encierras mucho en tus pensamientos.