5. Reciclado de servilletas.

Comprar servilletas es mucho esfuerzo, mejor conservas las que vienen con la comida a domicilio.

6. El cajón del desastre.

Ese compartimiento en donde metes de todo y ni siquiera te molestas en saber qué más metes ahí dentro.

7. El rollo de papel.

No importa qué tanto vallas al baño, si se terminó el papel puede que lo más que hagas sea poner el otro encima pero no meterlo en el tubito.

8. Hacerte el dormido.

Pones tu mochila en el asiento de junto para que nadie se siente junto a ti y te haces el dormido para que nadie te pregunte.