No Bored
tuul 99073 puntos 04/11/2019 7130 visitas Reportar

Un chequeo completo frecuentemente de tu salud en general es bueno porque puede evitar muchas enfermedades o detectarla a tiempo para poder tratarla correctamente, tal como cáncer o alguna otra enfermedad de la misma gravedad. Siempre es bueno checarse aunque no exista ningún síntoma de alguna enfermedad. 

Tampoco existe mucha cultura de cuidado dental; es muy común que la gente solo visite al dentista cuando le duele una muela o cuando ya hay un daño severo en los dientes o cuando ya se necesita un tratamiento especial. Lo cual está muy mal porque deberíamos de poner tanta atención a nuestros dientes como al resto de nuestro cuerpo, porque es igual de importante mantener nuestros dientes y encías sanas. 

Es por eso que hoy te traemos algunos datos que deberías saber sobre tus dientes para mantenerlos sanos y sin problema alguno. Estos datos te serán de mucha utilidad si percibes alguna anomalía con tus dientes; dolor, caries, sangrado de encías, etc. Y así te ayudarán a detectar algún problema para que puedas tratarlo con un médico especializado.

1. Una boca seca puede causar que la bacteria se reproduzca.

La saliva es asquerosa pero buena para tu boca. Ayuda a la comida a desintegrarse para que puedas tragarla y además neutraliza los ácidos para prevenir que la bacteria se reproduzca.

2. La caries dental es muy común en niños.

Parecería que no es un problema porque los niños perderán sus dientes de leche, pero un mal hábito dental se quedará hasta los dientes permanentes pues al crecer, la mayoría de los niños que tuvieron caries en dientes de leche también las tendrán en los dientes permanentes.

3. Cepillar muy fuerte tus dientes puede hacerte más mal que bien.

Es fácil pasarse de fuerza y esto puede dañar el esmalte y además hacer que tus encías sangren y se lastimen. Si las cerdas de tu cepillo se doblan mucho cuando cepillas, eso quiere decir que lo estás haciendo demasiado fuerte.

4. La placa se convierte en sarro cuando se endurece sobre los dientes.

Y es mucho más difícil de remover. La placa se produce por bacteria, ácidos, saliva y comida, y se pega a tus dientes, cepillarlos la remueve pero cuando se vuelve sarro debes visitar a un dentista para que la raspe para poder quitarlo.