Filósofox
Filósofox 25/01/2020 6006 visitas Reportar

Todos en algún momento de nuestra vida hemos escuchado acerca del Titanic, la tragedia del barco que se hundió chocando con un iceberg, es de hecho, uno de los acontecimientos más trágicos de la historia, a más de un siglo de este suceso en el que murieron 1,500 personas, aún hay muchas personas interesadas en el tema, algunos que hablan acerca de conspiraciones, otros más que piensan que el transatlántico nunca se hundió y todo fue una mentira y unos más que simplemente les fascina este hecho.

Recordemos que el Titanic que fue el barco más grande del mundo, el segundo de los tres transatlánticos que formaban la clase Olympic, propiedad de la naviera White Star Line, junto al RMS Olympic y, posteriormente, el HMHS Britannic, al cual le depararía un terrible final.  .

1. Carta del administrador a su esposa

Crédito: viralistas

Recientemente fue descubierta una carta que pudo haber evitado el hundimiento de la nave. El escritor de la misma fue Richard Gaddes que trabajó en el barco como administrador y que le escribió una conmovedora carta a su cónyuge, mientras estaba abordo, el suceso puede sonar algo extraño, pero la verdad es que no nos ponemos a pensar en la magnitud que tiene el “hubiera”.

2. La carta fue escrita el 11 de abril de 1912

Crédito: robinsonsbar

Gaddes había escrito una carta a Sarah (su esposa) donde le hablaba acerca de cómo iba el viaje después de que zarpara desde el puerto de Southampton, Reino Unido. Seguramente el viaje que haría su esposo, no le parecía una gran idea y como a todos, nos puede dar un poco de miedo algo nuevo. La carta además de ser muy romántica y calmante, revelaba un hecho que pudo haber evitado el hundimiento del barco.

3. La carta decía lo siguiente:

Crédito: findagrave

"Mi querida Sal. Nos escapamos ayer después de muchos problemas. Cuando pasábamos por New York y Oceanic, el barco New York rompió sus cuerdas y casi nos chocó, pero por casualidad evitamos una colisión. Pude ver visiones de Belfast que debió ser un momento difícil para el Capitán. Espero que te sientas bien y no te preocupes. Me siento bastante bien. Con mucho cariño y besos a mi querida esposa y niños. Tu cariñoso esposo."

4. La fallida colisión

Crédito: metrolatam

El hecho que lamentaba Gaddes, sin saberlo, pudo haber sido la salvación de muchas personas. Si hubiera ocurrido el choque, es muy posible que el viaje se hubiera pospuesto unos cuantos días y con esto, tal vez no hubieran chocado con el iceberg. Pero como sabemos, el “hubiera” no existe, y el destino ya les tenía preparado el suceso terrible, y eso era algo que ni Geddes, ni el capitán del barco podían cómo saberlo.