Bardos de México
Ubaldo Esparza 31/03/2016 26 visitas Reportar

Maquiavelo jamas dijo ni escribió la famosa frase que se le atribuye: “El fin justifica los medios” (“Il fine giustifica i mezzi“). Lo más parecido que se encuentra a esta frase en su pensamiento filosófico está en El principe, en el capitulo XVIII: “Y en las acciones de los hombres, y particularmente de los príncipes, donde no hay apelación posible, se atiende a los resultados.

Existe otra posibilidad, Napoleón hizo muchas anotaciones sobre el texto de Maquiavelo y en su nota #9 sobre el capítulo III leemos algo que suena parecido a tal frase.

“III. DE PRINCIPATIBUS MIXTIS

(LOS PRINCIPADOS MIXTOS)

Pero en el principado nuevo sí se encuentran dificultades. Ante todo, si no se trata de un principado completamente nuevo, sino de una especie de apéndice, que en conjunto podríamos denominar casi mixto (COMENTA NAPOLEÓN CON LA NOTA #8: COMO LO SERÁ MIO SOBRE EL PIAMONTE, TOSCANA, ROMA, ETCÉTERA.), su inestabilidad nace en primer lugar de una dificultad natural propia de todos los principados nuevos: que los hombres siempre están dispuestos a cambiar de señor, creyendo que así van a mejorar, y esta convicción les hace alzarse en armas contra él; aunque se engañan, porque luego comprueban por experiencia que han empeorado. Esto se debe a su vez a otra necesidad natural y ordinaria, que es que siempre hay que ofender a los nuevos súbditos, tanto con las armas como con los numerosos ultrajes que provoca la nueva adquisición (NAPOLEÓN COMENTA CON LA NOTA #9: POCO ME IMPORTA: EL ÉXITO JUSTIFICA).”

La prueba más fehaciente de que Maquiavelo no es “maquiavélico”, en el sentido que hoy se le da a la palabra, consiste en sus constantes llamados a la prudencia al príncipe al momento de tomar decisiones, debe ser la prudencia el conocer los obstáculos a su toma de deciones “tomando por bueno el menos malo de los obstáculos”.

Napoléon al comentar “El Príncipe” corrige el original a partir de su propia experiencia, parecen dos libros en uno solo al ver las notas del corso, se crea un ambiente donde Napoleón nos hace pensar que Maquiavelo lo escribió pensando en él. Bonaparte corrige el original en base a su propia experiencia, y su propia vida política se considera la consumación de los ideales del príncipe que plantea Maquiavelo. Así que podríamos decir que lo que hoy conocemos como “maquiavélico” fue la interpretación que el francés hizo de la obra del italiano.

Esto es sólo una opinión, espero se enriquezca este tema con sus comentarios.

Gerardo Esparza.


¿Qué opinas?