El nahua que conquistó Nueva York como chef estrella

Si te gusto el artículo compártelo para que más personas puedan sentirse orgullosas de ser mexicanos.

Tlacaélel
Tlacaélel 14/04/2018 4 visitas Reportar

Alfonso Verdis Rodríguez está viviendo su sueño americano, es el chef ejecutivo en Sanfords, un restaurante de comida internacional de Nueva York. Durante 21 años ha trabajado intensamente para ganarse el lugar que hoy tiene.

Alfonso llegó a Estados Unidos en 1997 sin nada y ahora en ese país tiene casi todo: trabajo, amigos y a gran parte de su familia.

Alfonso Verdis

Alfonso salió de Copanatoyac sin nada. En su infancia, Alfonso pasaba sus días entre la carpintería de su papá, sembrando maíz, frijol, cilantro y calabaza que después vendía en las banquetas de Tlapa y en la escuela.

Cuando terminó la secundaria, se le esfumó la oportunidad de estudiar. La preparatoria más cercana la tenía a una hora, en Tlapa, y la próxima en Chilpancingo, a cinco horas. Hacerlo hubiera puesto a la familia completa al borde del hambre: o comían o Alfonso iba a la escuela.

Alfonso, sin oportunidades, tomó la decisión de salir de Copanatoyac hacia Nueva York. Allá lo recibieron dos de sus hermanas. 

Hace cuatros años, Alfonso se inscribió en el programa migratorio de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, por su siglas en inglés), que lanzó el ex presidente Barak Obama, para regularizar la situación de los indocumentados en aquel país.

Te puede interesar:

El chef Mazahua que competirá por ser el mejor del mundo en Milán, Italia

 

Alfonso cumplió con los requisitos: tener más de 15 años viviendo en ese país, no tener historial criminal y haber realizado estudios.

El Daca para Alfonso significó el acceso a las oportunidades que durante más de 20 años fue construyendo. Le permitió salir de la clandestinidad y poder trabajar sin esconderse.

“Estar en el Daca es una puerta que nos abrieron, la oportunidad que muchos estábamos esperando”, dice Alfonso a través de la línea telefónica.

Antes del Daca, Alfonso tuvo que sortear casi de todo. Su primer trabajo en Estados Unidos fue en la pisca, algo que conocía, pero no le gustó. Probó en otros empleos y tampoco. Hace unos 14 años, llegó pidiendo trabajo al restaurante Viceroy y desde entonces no sale de las cocinas. Ahí comenzó desde abajo lavando platos y fue en ascenso, siempre en ascenso. Incluso, en ese tramo, Alfonso ha sido elegido para cocinarle a la súper estrella del pop Michael Jackson o el ex presidente George W. Bush. 

Alfonso Verdis

En el Viceroy conoció al chef Gregory Baumel, su mentor, su amigo. Juntos recorrieron por lo menos cinco restaurantes y se separaron cuando Alfonso se convirtió en el chef ejecutivo de Sanfords.

El fin del Daca regresaría a Alfonso a la ilegalidad, a la clandestinidad y podría ser deportado a México.

Alfonso estos 21 años no sólo logró alcanzar la cúspide de la cocina, sino formó su familia. Vive con Reinalda Altamirano, una muchacha que conoció desde la secundaria en Copanatoyac y se rencontraron en Nueva York. Alfonso y Reinalda se casaron y tienen sus tres hijos. Los tres niños, de 13, 6 y 2 años de edad, son ciudadanos estadunidenses. Si el gobierno decide deportar a Alfonso y a su esposa, los niños tendrían la posibilidad de quedarse en aquel país pero, esa posibilidad, para la pareja es inviable. Si salen unos, salen todos.

A Alfonso le gustaría que sus hijos conocieran a su padre, su pueblo, sus orígenes, pero no a un precio que puede ser muy alto: separarse.

La realidad que vive México y, particularmente, Guerrero le preocupa a Alfonso. Recuerda que cuando salió de Copanatoyac había muertes, asesinatos, pero eran aislados y no el tropel de muertes que se vive hoy en Guerrero: en promedio, asesinan violentamente a siete personas al día. También le preocupa la falta de empleos, la corrupción, el nivel bajo de la educación.

“Si me sacan los más afectados serían mis hijos; yo puedo regresar, vivir allá, pero ellos no sé, no conocen esa realidad, no es su realidad”, dice Alfonso.

El fin de Daca sería el fin de todo lo que construyó en Estados Unidos, lo que ha construido en su vida. Dejaría de ser el chef ejecutivo de Sanfords; dejaría de dirigir la cocina y a los 60 trabajadores del restaurante; dejaría a sus seis hermanos que ya viven allá, a sus amigos, a su organización.

“Nosotros no le hemos quitado el trabajo a los americanos, nos hemos esforzado mucho por lo que hemos logrado, para superarnos y también producimos cosas buenas para Estados Unidos”, reflexiona Alfonso.

Alfonso verdis

 


¿Qué opinas?