5. Aceites para el pelo.

Crédito: Note to Trash.

Una vez a la semana es bueno que te hagas una mascarilla con aceite, ya sea de coco u oliva, elige tu favorito y déjalo actuar en tu cabello durante toda la noche. Al despertar lávalo dos veces para dejarlo limpio. Esto ayudará a que se mantenga sedoso y con brillo.

6. Enjuague frío.

Crédito: The Independent.

Aunque te encante bañarte en agua hirviendo, procura darle un último enjuague a tu cabellera con el agua más fría que soportes, esto sellará las cutículas para evitar la caída y le aportará mucho brillo.

7. Retira la humedad.

Crédito: Muro Papel.

Un truco algo extraño pero que funciona para eliminar la humedad o agua excedente después de lavar tu cabello y si no tienes tiempo para secarlo; usa un par de trozos de papel de cocina para secar puntas y raíces.

¿Qué opinas?