No Bored
tuul 04/11/2019 1 visit Reportar

Cada cabeza es un mundo, todas las personas en la tierra somos diferentes y es igual con nuestra preferencia en cuando a mascotas se refiere. Hay personas que no soportan a los gatos e incluso son alérgicos y hay gente que nada más no puede tener un perro cerca por una u otra razón.

Cada personalidad humana se adapta a una mascota diferente. Pero aún así, esto no significa que un animalito sea mejor o peor que el otro, aunque por supuesto, son mascotas completamente diferentes y para personas también absolutamente diferentes. Cada dueño de un perro o un gato sufre de situaciones muy distintas con cada animalito.

Y aunque algunas pueden ser no muy gratas, también cada animalito nos brinda de momentos graciosos y llenos de cariño que nunca vamos a olvidar.

En esta lista te mostramos con simpáticas y tiernas ilustraciones las diferentes situaciones que vive una persona que tiene un perro a una persona que tiene un gatito, pueden ser graciosas pero muy cercanas a la realidad. ¿Tú qué mascota prefieres tener o cuál tienes ahora?

1. Perros vs gatos.

¿Dónde se echa cada uno? El gato puede andar por encima de los sillones y al perro en raras ocasiones se le permite.

2. Bienvenida a casa.

Los perros son un poco más entusiastas, los gatos... digamos que se guardan toda la energía para otras cosas.

3. Comida.

Un perro puede estar satisfecho con un simple hueso mientras que los gatos se comportan un poco más exigentes.

4. A la hora de dormir.

El gato, nuevamente, se trepa en todos lados. El perro probablemente duerma en el suelo o cerca de los pies de la cama.