No Bored
tuul 125008 puntos 04/11/2019 1 visit Reportar

Tener un perrito no siempre es tan fácil como pensamos, además de considerar todas las necesidades y cuidados que requerirá el animalito, también  hay que convencer a los padres de aceptarlo en la familia, bueno, al menos los que siguen viviendo con sus padres. Probablemente en muchas ocasiones, la mamá es la que accede primero a adoptar una mascota, y el papá puede que sea un poco más difícil de convencer, ¿por qué? Bueno, tal vez ellos ven cosas que los hijos no; los destrozos que podría causar el perro, desechos fecales en el patio, la gastadera de dinero para comprarle comida y otras cosas que necesite, suciedad de patas por toda la casa, etc.

Hay que tener un plan muy elaborado que sea efectivo para poder convencer a los padres de que serás lo suficientemente capaz de poder atender a un perro.

En esta ocasión te traemos a esos padres que no se querían dejar convencer y que aunque accedieron, dejaron muy en claro que no querían tener un perro en casa, pero de uno u otro modo, el can terminó ganándose también el corazón de papá, tanto que hasta se convirtieron en muy buenos amigos.

1. El que no quería al perro.

"Y mi papá dijo que no quería un perro..."

2. No se permite perro en el sillón.

"Después de que mi papá dijera, 'ella no puede subir al sillón'."

3. Fotos escondidas.

"Mi papá no quería que tuviéramos un perro. Encontré esta foto en su habitación."

4. ¡No quiero un perro!

"Mi papá seguía diciendo '¡No quiero un perro!' Así es como los encontré tomando la siesta."