Confesiones sorprendentes de chicas que han trabajado en Hooters

Advertisment

Todos hemos ido en algún momento a un restaurante, algunos preferimos ir a restaurantes por su comida, hay quienes prefieren ir a un restaurante de comida mexicana, o a un restaurante de comida italiana, ya que es el tipo de comida que desean. Pero algunas otras peronas prefieren ir a los restaurantes por el servicio que ofrecen, más allá de que el sabor de la comida sea buena o mala.

Como muchos sabemos existen restaurantes y bares que se caracterizan principalmente por sus meseras, ya que son ellas la razón principal de su clientela, pues ya sea por su uniforme provocador o por su belleza, ellas son las encargadas de hacer que más clientes crucen la puerta.

Un ejemplo perfecto de esto es Hooters, una cadena comercial estadounidense que se ha hecho famosa en el mundo nada más y nada menos que por sus meseras, ya que todas deben llevar shorts muy cortos y blusas interiores algo escotadas, con las cuales se permite ver un poco de sus atributos mientras atienden a los clientes.

Por supuesto, la imagen influye mucho para ser contratada en este tipo de restaurantes, al igual que es necesario tener una buena actitud y saber manejar el posible comportamiento de los clientes ya subidos de copas. Por esta razón se consideran estos dos factores a la hora de la contratación y la permanencia. Sin embargo, hay muchas cosas extra que nosotros no vemos y que solamente una persona que lo vive todos los días podría contar.


Advertisment

1. Más botanas.

0
0 votos

Una vez que los clientes están ya muy pasados de copas, las chicas tienen un semáforo de alcohol y lo que deben hacer es sugerir que ordenen botanas pero si los clientes se ponen muy pesados, entonces el gerente debe intervenir.


2. No citas.

0
0 votos

Parte del contrato de las chicas como empleadas les prohíbe salir con los clientes.


Advertisment

3. Sin novios.

0
0 votos

También tienen completamente prohibido recibir a sus novios o parejas mientras están trabajando.


4. Fotos con clientes.

0
0 votos

Otra de las cosas que pueden ser tanto molestas como halagadoras es que los clientes siempre les piden fotografías.